Mozambique: Surge un mapa de las comunidades nuevoapostólicas (parte 3)

4 weeks ago | nac news | in the group nac.today (Español)

En Mozambique, el Obispo Alvin Witten y su esposa Jean recogen enormes cantidades de datos. ¿Qué pasa con estos datos y quién podrá verlos?

El Obispo Witten y su esposa Jean han estado viajando por Mozambique durante meses. Están registrando las coordenadas geográficas de más de 1.300 comunidades, tomando fotografías de los edificios de las iglesias y de los portadores de ministerio, y poniendo esta información a disposición de la administración de la Iglesia en Ciudad del Cabo (Iglesia regional África del Sur).

Tiempo para comunión

Pero entre trabajo y trabajo también hay tiempo para la comunión. Y esto constituye un desafío para los viajeros: En cada comunidad, quieren ofrecer algo de comer a los invitados. Esto lleva tiempo, el que, en los muchos trayectos recorridos y destinos, por lo general no tienen disponible en absoluto. Y luego los anfitriones quieren dar a los visitantes regalos de despedida: fruta, verduras, pollos vivos. Sin embargo, estos últimos también causan problemas, como recuerda vivamente el Obispo Witten: “Algunos días pudimos visitar nueve comunidades. En cada comunidad nos dieron un pollo vivo como regalo”.

Como el Obispo no quería ofender a los hermanos y hermanas, aceptó los regalos. “Al final del día, teníamos una pequeña granja con animales en el asiento trasero de nuestro vehículo. Mientras conducíamos, las gallinas saltaban de un punto a otro, haciendo un desastre en la parte trasera del coche. Fue terrible”, dice sonriendo Alvin Witten. Finalmente, los pollos quedaron al cuidado del Apóstol.

Acción militar: Bloqueo en la carretera

Hasta ahora han visitado más de 500 comunidades recorriendo casi 100.000 kilómetros. “Aunque en los pueblos mismos lo pasan bastante bien, el viaje de ida y vuelta a los pueblos es peligroso”, resume el Obispo. “Una de las peores experiencias fue cuando viajábamos entre Gorongosa e Inchope. Jean y yo estábamos solos en el vehículo”. Y entonces llamó el Apóstol Semba. Dijo un rápido “hola” y prometió su especial apoyo en la oración. Unos momentos después de la llamada telefónica, ambos pasaron por uno de los muchos controles policiales, luego por un corte de la carretera y finalmente cruzaron el río Gorongosa.

Se detuvieron brevemente para una foto. De repente pasaron a toda velocidad varios vehículos militares y poco después el Obispo y su esposa se encontraron en medio de un conflicto militar. “Hubo muchos gritos y confusión. Los oficiales del ejército corrieron hacia nosotros gritando. Rifles AK47 por todas partes. Ni siquiera tuvimos tiempo de pensar. Un autobús estaba en llamas y había gente sentada a un lado de la carretera”. La situación llegó a un punto crítico. “El comandante se precipitó hacia nosotros gritando, queriendo saber qué hacíamos allí. Pronto se dieron cuenta de que todo era un malentendido. Luego nos gritó: “¡Espera, espera!”. Después ordenó a los soldados que dispararan a los arbustos, y mientras lo hacían, nos gritó: “¡Vamos, vamos!”.

Entonces ambos recorrieron un corto trayecto: “Tuvimos que detenernos a un lado del camino, temblando y sin aliento, y en primer lugar agradecer a nuestro Dios por su protección. En ese momento nos dimos cuenta de que la llamada del Apóstol no había sido una casualidad”. Alvin y Jean Witten continuaron su viaje. A la siguiente iglesia, otra vez tomando coordenadas geográficas y fotos, y manteniendo conversaciones.

Digitalización en la Iglesia Nueva Apostólica de Mozambique

A 3.500 kilómetros, Chris van Wyk trabaja para la administración de la Iglesia en Ciudad del Cabo. “Es el campeón de los programas informáticos”, explica el Apóstol Robert Worship, que también sabe que los datos del lejano Mozambique se deben seguir procesando. El Obispo van Wyk recibe ahora continuamente información detallada sobre más y más comunidades, que puede introducir en la base de datos de la Iglesia OASYS. El Apóstol Worship está muy satisfecho: “Hasta la fecha, se han verificado casi 600 comunidades”.

Debido a que el Obispo Witten y su esposa no solo trazaron un mapa de las comunidades, sino que también enseñaron a los portadores de ministerio locales la forma de recopilar datos estadísticos, las comunidades ahora pueden informar sobre los participantes de los Servicios Divinos. Y lo hacen con diligencia. Después de cada Servicio Divino, el Obispo van Wyk recibe mensajes de texto de las comunidades mozambiqueñas: “Esto nos da una distribución de la frecuencia y del tamaño de las comunidades en Mozambique”, explica el Obispo van Wyk. Y los mapas que crea el especialista en informática hacen visibles los resultados.

Trabajo en equipo internacional

“Es un gran trabajo en equipo de los dirigentes de comunidad, los dirigentes de distrito y los Apóstoles. Y tenemos un pequeño equipo técnico en nuestra oficina central en Ciudad del Cabo”, añade el Obispo e.d. Wyk agradecido.

Pero los datos de las comunidades en sí no solo permanecen en los servidores de la administración de la Iglesia en Ciudad del Cabo. En la administración de la Iglesia Nueva Apostólica Internacional en Zúrich (Suiza) ya se dispone del personal en el departamento de servicios financieros y de información. Una vez que se hayan reunido todos los datos, se podrán introducir en la base de datos internacional, evaluarlos y publicarlos.

Los hermanos y hermanas en la fe pronto podrán saber dónde se encuentran las comunidades, cuándo se celebran los Servicios Divinos y quién es la persona de contacto local, consultando el libro de direcciones internacional: en la página web addressess.nak.org y en la app nacmaps.

Automatic translation