"Contar las grandes cosas que hace Dios con nosotros"

8 days ago | nac news | in the group nac.today (Español)

El que se confiesa a Jesús, nunca está solo. Dios está con él. Y el que lo experimenta, también lo irradia. Es esto precisamente lo que espera Cristo de sus ayudantes, cuando en el reino de paz tengan que ayudar a todos los hombres.

En su viaje de 44.000 kilómetros al Pacífico Sur, el Apóstol Mayor Jean-Luc Schneider también visitó a los hermanos y hermanas en Nueva Zelanda. El domingo 22 de septiembre de 2019 celebró en la Escuela Superior para Varones de Christchurch un Servicio Divino que fue transmitido a las comunidades de Nueva Zelanda, Australia y Papúa Nueva Guinea. En ese Servicio Divino ordenó a los Ancianos de Distrito Patrick Elly Silabe y Lucas Carlson Supok como Apóstoles para Papúa Nueva Guinea.

El Apóstol Mayor basó su prédica en la palabra de Zacarías 8:22 y 23: "Y vendrán muchos pueblos y fuertes naciones a buscar a Jehová de los ejércitos en Jerusalén, y a implorar el favor de Jehová. Así ha dicho Jehová de los ejércitos: En aquellos días acontecerá que diez hombres de las naciones de toda lengua tomarán del manto a un judío, diciendo: Iremos con vosotros, porque hemos oído que Dios está con vosotros".

Nuestra salvación

En su tiempo, el profeta Zacarías se dirigió a los judíos que habían regresado del exilio en Babilonia. Los exhortó a reconstruir el templo y les anunció un nuevo período de salvación. Para los creyentes, el mensaje del profeta plantea la salvación traída por Cristo, dijo el Apóstol Mayor a manera de introducción. Y el texto bíblico puede ser considerado una profecía en vista del milenario reino de paz.

Nuestra convicción

"Es nuestra convicción de fe que Jesús vendrá otra vez. Llevará con Él a su novia, y aquellos que Jesús acepte entrarán en el reino de Dios como primicias". Luego el Apóstol Mayor habló sobre las bodas del Cordero y el milenario reino de paz, en el cual las primicias anunciarán el Evangelio junto al Hijo de Dios. Aunque todo lo demás quede sin cambios y las personas seguirán naciendo, viviendo y muriendo, en ese tiempo Satanás ya no podrá detener el anuncio del Evangelio, manifestó el Director de la Iglesia.

Nuestra vocación

"Es nuestra esperanza, nuestro deseo y nuestra voluntad, ser parte de estas almas que volverán con Jesucristo a la tierra y anunciarán el Evangelio a todos los hombres, sobre la tierra y en el mundo del más allá. Lo que se nos pide es nuestro futuro. Es nuestra vocación y es aquello para lo que nos preparamos".

Nuestro anuncio

Fuimos elegidos y llamados para ser parte de este sacerdocio real, expresó el Apóstol Mayor Schneider. Y la preparación de los creyentes consiste en anunciar hoy que 'Dios está con nosotros'. "¡Digámosle a los hombres y mostrémosle que Dios está con nosotros!", convocó el Director de la Iglesia.

  • Celebrar el encuentro con Dios: "Contémosle a los hombres que somos cristianos. Y que vamos al Servicio Divino porque tenemos un encuentro con Dios. Es parte de nuestra vida".
  • No tener miedo del futuro: "No tenemos miedo del futuro. Sabemos, estamos seguros. Dios está con nosotros. Confiamos en Él. Tenemos esperanza". Esto lo pueden ver las personas de nuestro entorno, expresó el Apóstol Mayor Schneider.
  • Seguir a Cristo en todas las situaciones de la vida: "Hemos decidido guardar los mandamientos de Dios. Hemos decidido amar. Nadie puede impedirnos seguir el ejemplo de Jesús".
  • Ser agradecido por la riqueza de Cristo: "Somos ricos en Cristo y aquellos que nos rodean deberían ver nuestro agradecimiento y nuestra alegría".
  • Alegrarse por la comunión eterna: "Nos alegramos porque pronto podremos estar con Cristo para siempre".
  • Ser uno con Cristo: "Las personas nos escucharán cuando hablemos sobre nuestro hermano y nuestra hermana. Podrán ver y escuchar: 'Oh, es diferente entre ellos: ellos no critican. Ellos perdonan. No hay acusaciones, no hay reproches".
  • Hacer el bien en el nombre de Jesús: "Ayudemos a los necesitados. Consolemos a los que están tristes".

Anunciemos los favores de Dios

"¡No dudemos en decir que Dios está con nosotros!", subrayó el Apóstol Mayor y sintetizó. "Demos a conocer que somos cristianos nuevoapostólicos practicantes. Mencionemos nuestra confianza en Dios, nuestra decisión a seguir a Jesús, nuestro agradecimiento y nuestra alegría. Hablemos sobre nuestra vinculación con la comunidad. En lugar del bien que hacemos, ensalcemos las grandes cosas que hace Dios con nosotros".

Automatic translation