"En nuestro país no hay paz"

11 days ago | nac news | in the group nac.today (Español)

Hace 23 años que Christophe vive en el campo de refugiados. Con 51 años se ocupa de su familia conformada por diez miembros y como Pastor asiste a sus hermanos y hermanas en la fe. Una vida con grandes desafíos y un sueño aún más grande.

"Nos va bien y soportamos las circunstancias en el amor de Jesús", escribe Ayumba Eca Christophe. El refugiado congoleño es esposo, padre de ocho hijos y Pastor. Desde hace dos décadas vive en el campo de refugiados Nyarugusu de Tanzania. Con su pequeño, viejo móvil mantiene contacto con su patria, sus amigos y los hermanos y hermanas en la fe. Aquí, en el campamento, Christophe trabaja, aquí celebra Servicios Divinos con sus hermanos y hermanas.

Huyendo durante meses

En aquella época tuvieron que huir, salir de la querida patria. En el este del Congo, los rebeldes combatían contra el gobierno de Mobuto apoyados por tres países vecinos. Un conflicto terrible, muy largo, que destruyó existencias, separó familias y costó la vida a muchos. Durante semanas estuvieron huyendo hasta que fueron guiados al campamento de refugiados Nyarugusu por oficiales del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para Refugiados (UNHCR), el Comisariado de las Naciones Unidas para Asuntos de Refugiados y autoridades de Tanzania.

No es una cárcel, pero tampoco estamos libres

No es una cárcel, dice Christophe, pero "tampoco estamos libres para hacer todo lo que queremos. Y podemos generar muy pocos ingresos para sobrevivir". El esposo y padre de familia, a pesar de todo, no dejó de lado sus sueños: "Nos gustaría mucho mudarnos a terceros países, por ejemplo a los EE. UU., Canadá, Gran Bretaña, Australia o Alemania. Allí podríamos vivir en paz". Y este sueño tiene una buena esperanza: "Algunos hermanos y hermanas en la fe ya pudieron salir del campo de refugiados", Christophe lo sabe. A través del proceso de reasentamiento del UNHCR pudieron ir al exterior.

El campo de refugiados Nyarugusu en Kasulu Kigoma tiene siete kilómetros cuadrados de extensión. "Con unos 150.000 refugiados, este campamento es uno de los campos de refugiados más grande y más conocido del siglo XXI ", explica la enciclopedia online Wikipedia. El campamento fue creado en 1996 por el UNHCR y el gobierno de Tanzania. En su momento, unos 150.000 refugiados congoleños de la República Democrática del Congo cruzaron la frontera con Tanzania escapando de la guerra civil. Rápidamente hubo que prestarles ayuda.

El edificio de la iglesia construido con sus propias manos

Pero Christophe no solo vela por él y su familia. "Soy Pastor y atiendo a trece familias en el campamento. Pertenecen a nuestra comunidad otros tres Pastores, un Evangelista y un Primer Pastor". Y esta comunidad no es la única en el campamento. "En total hay en Nyarugusu ocho comunidades: 3200 hermanos y hermanas se distribuyen en las comunidades A, B, C, D, E, F, G y H", explica el portador de ministerio.

Dos tercios de los cristianos nuevoapostólicos de todo el mundo no tienen un edificio propio para su iglesia. Se reúnen al aire libre o en dependencias alquiladas. Aquí, en Nyarugusu, los hermanos tienen iglesias. Y agradecen por ellas y a mismo tiempo están un poco orgullosos: "Todas las iglesias fueron construidas con nuestros propios medios. Nos esforzamos y recibimos pequeñas donaciones de los EE. UU., de nuestros hermanos que emigraron gracias al proceso de reasentamiento y nos apoyaron financieramente aquí en el campamento".

Todos los domingos hay Santa Cena

Christophe y sus hermanos en la fe reciben confianza y esperanza en los Servicios Divinos. "Nos reunimos todos los domingos. Oramos y celebramos regularmente la Santa Cena. ¡En todas las comunidades!", enfatiza el Pastor. Y cada vez lo hacemos en un marco festivo. Muchos miembros de la comunidad vienen al Servicio Divino vestidos de negro y blanco; esto es importante para ellos.

También tienen un coro de comunidad. Lo conforman de 20 a 25 integrantes. "Pero cuando hay un Servicio Divino de duelo o viene de visita el Apóstol, el coro crece rápidamente hasta tener 150 integrantes", informa el Pastor. El año pasado los visitó el Apóstol de Distrito Joseph Ekhuya, competente para Kenia, Uganda y Tanzania. Esta visita produjo gran alegría entre los hermanos y hermanas del campo de refugiados.

Confianza en Dios

Christophe está casado con Kisiya Bushiri Clementine; ambos tienen ocho hijos –"¡una bendición!", dice Christophe. El hijo Uhana Patient (21), las hijas Louise (16), Wakati (14), Vumilia (13), Johari (11), Masoka (7), Durcas (3) y el hijo menor Jack (1).

Ayumba Eca Christophe es maestro de francés y enseña a los niños en la escuela Neema. Habla suahili, kibembe, francés e inglés. Gana 20 dólares ¡por mes! Esto no les alcanza de ninguna manera.

"Le pido entrañablemente a mi todopoderoso Dios que me ayude", dice Christophe. Su mayor deseo es poder emigrar con la ayuda del programa de reasentamiento del UNHCR. "Además, estoy feliz de conocer el camino de la redención en Jesucristo". Y prosigue: "Aunque estemos ante una situación insostenible, confiamos en Dios y un día borrará las lágrimas de nuestros ojos y veremos la gloria de Dios".

Automatic translation