Catecismo

8 Los Sacramentos

Los Sacramentos son manifestaciones fundamentales de la gracia de Dios. Son actos santos realizados en el hombre para que este pueda alcanzar la salvación, ser adoptado en la comunión de vida con Dios y quedar preservado en ella. Recibir los tres Sacramentos brinda la posibilidad de ser unido con el Señor en el retorno de Cristo.

La salvación de los Sacramentos se basa en la encarnación, la muerte en sacrificio y la resurrección de Jesucristo, así como en el envío y obrar del Espíritu Santo.

El términoSacramento" no se encuentra en el Nuevo Testamento. El términomysterion", que en algunas traducciones bíblicas latinas antiguas es traducido comosacramentum", no tiene originalmente relación alguna con los actos que más adelante son llamadosSacramentos". En la antigüedadmysterion" hacía referencia a un asunto secreto sólo accesible para los consagrados.

Sacramentum" significaba según la interpretación romana, entre otras cosas, “jura de la bandera", “consagración" ycaución". En el curso de los siglos II y III d.C., “mysterion" ysacramentum" son usados para denominar a los actos rituales. Así por ejemplo, bajo Tertuliano (aprox. 160 a 220 d.C.) aunque no el acto de Bautismo, el voto del Bautismo y la Confesión de fe estaban relacionados con la fórmula del juramento que prestaban los soldados. El aporte fundamental para la interpretación de los Sacramentos se debe en la época tardía de la antigüedad, al Doctor de la Iglesia Agustín (354 a 430 d.C.): un Sacramento tiene lugar cuando se une un elemento visible con una palabra que alude a una realidad que está detrás de esa palabra.

Un Sacramento tiene lugar a través de cuatro magnitudes válidas relacionadas entre :

  • Signo (“signum"/“materia"), que es el rito o elemento visible

  • Contenido (“res"/“forma"), la presencia de la salvación

  • Transmisor (mediador del Sacramento)

  • Fe (del receptor) para que el Sacramento sea recibido para salvación.

La validez de los Sacramentos no depende de su interpretación ni de la comprensión que se tenga de ellos, sino únicamente de las cuatro magnitudes mencionadas arriba. El signo (“signum") y el contenido (“res") son vinculados a través de la palabra (“verbum"), es decir, la palabra de institución o consagración pronunciada por el transmisor.

Como no se trata de un hecho mágico o automático, la fe de la persona que lo recibe es la condición previa para que el Sacramento pueda desarrollar sus efectos de salvación. No obstante, la falta de fe no invalida el Sacramento, pues lo que Dios hace no puede ser anulado por un receptor incrédulo.

La correcta administración de los Sacramentos compete a los Apóstoles. Ellos recibieron de Cristo el encargo de hacer accesibles los Sacramentos de manera que responda a la realidad. Aun si no todos los Sacramentos son administrados por ellos o por quien ellos encomiendan hacerlo, los Sacramentos están relacionados con los Apóstoles.

Hay tres Sacramentos (1 Jn. 5:6-8): Santo Bautismo con Agua, Santo Sellamiento y Santa Cena, todos los cuales han sido instituidos por Jesucristo. [19]

A través del Santo Bautismo con Agua, el hombre llega a una primera relación de cercanía con Dios: se convierte en un cristiano, y por su fe y su confesión a Cristo pertenece a la Iglesia (ver 8.1). Por el Santo Sellamiento, Dios concede al bautizado el don del Espíritu Santo. Ambos Sacramentos juntos conforman el renacimiento de agua y Espíritu, por medio del cual la persona alcanza la filiación divina y es llamada para ser contada entre las primicias en el retorno de Cristo (ver 8.3). La Santa Cena preserva al renacido en la estrecha comunión de vida con Jesucristo. Por tal razón, este Sacramento debe ser recibido con fe una y otra vez (ver 8.2).

Los Sacramentos también son administrados a los niños (Mt. 19:14).

EXTRACTO Volver arriba

Los Sacramentos son manifestaciones fundamentales de la gracia de Dios. (8)

La salvación de los Sacramentos se basa en la encarnación, la muerte en sacrificio y la resurrección de Jesucristo, así como en el envío y obrar del Espíritu Santo. La correcta administración de los Sacramentos compete a los Apóstoles enviados por Cristo. (8)

Un Sacramento tiene lugar cuando se une un elemento visible con una palabra que alude a una realidad que está detrás de esa palabra. (8)

Un Sacramento tiene lugar a través de cuatro magnitudes válidas relacionadas entre : signo, contenido, transmisor y fe. (8)

La fe es la condición previa para que el Sacramento pueda desarrollar sus efectos de salvación. (8)

Jesucristo instituyó tres Sacramentos: Santo Bautismo con Agua, Santo Sellamiento y Santa Cena. (8)

[19] comparar con Mt. 28:19-20; Jn. 3:5; Lc. 22:19-20; Jn. 6:53-58; 1 Co. 11:23-26; para distinguir entre Santo Bautismo con Agua y Santo Sellamiento, ver Hch. 8:14-17; 19:1-6.

8.1 El Santo Bautismo con Agua Volver arriba

El Santo Bautismo con Agua es la primera y fundamental manifestación sacramental de gracia del trino Dios hacia el hombre que cree en Jesucristo. A través del mismo tiene lugar el lavacro del pecado original; el creyente es sacado del distanciamiento de Dios. No obstante, sigue existiendo su inclinación al pecado (concupiscencia).

A través del Santo Bautismo con Agua, el bautizado tiene parte en el mérito que Jesucristo logró con su muerte en sacrificio para los hombres. La persona llega a tener una primera relación de cercanía con Dios: se convierte en cristiano. Así es incorporada en la comunión de aquellos que creen en Jesucristo y se profesan a Él como su Señor.

En virtud de ello dice el sexto artículo de la fe:

Yo creo que el Santo Bautismo con Agua es el primer paso para la renovación del hombre en el Espíritu Santo, y que el bautizado es adoptado en la congregación de aquellos que creen en Jesucristo y se profesan a Él como su Señor".

8.1.1 Nombre del Sacramento Volver arriba

El conceptoBautismo" es la traducción del término griegobaptizein" = “sumergir". En el cristianismo del primer tiempo, los Bautismos probablemente se realizaban ante todo sumergiéndose en agua.

8.1.2 Fundamento bíblico del Santo Bautismo con Agua Volver arriba

Como precursores del Bautismo con Agua se pueden considerar los lavacros rituales documentados en diferentes partes de la ley mosaica. Conducían a la purificación en el culto de aquellas personas que por su condición física eran consideradas impuras. Estos lavacros, sin embargo, no tenían el carácter de pacto.

8.1.2.1 Indicaciones del Antiguo Testamento sobre el Santo Bautismo con Agua Volver arriba

En el Antiguo Testamento se pueden encontrar indicaciones sobre el Santo Bautismo con Agua, al igual que para los demás Sacramentos.

En 1 Pedro 3:20-21 dice que la salvación de Noé y su familia en el arca tiene una correspondencia con el Bautismo y se la ve como una alusión a la futura salvación. También el paso de los israelitas por el Mar Rojo, es decir su liberación de la cautividad egipcia, se entiende en la tradición cristiana como una indicación a la liberación que acontece por el Bautismo con Agua.

La ley mosaica distingue estrictamente entrepuro" eimpuro". El agua es uno de los medios para conseguir la pureza en el culto. Las personas impuras en el culto se debían someter a un baño de purificación (Lv. 13-15).

Ezequiel 16:9 menciona un lavacro con agua y una unción con aceite, por el cual Jerusalén fue incorporada a un pacto de salvación. Esto también puede ser entendido como una indicación al Santo Bautismo con Agua y al Santo Sellamiento.

Lo sucedido a Naamán, general del ejército del rey de Siria, también puede relacionarse con el Bautismo: por orden del profeta Eliseo, el leproso se lavó zambulléndose siete veces en el Jordán y la enfermedad desapareció (2 R. 5:1-14). Esto puede entenderse como un símbolo del lavado del pecado original en el Bautismo.

8.1.2.2 El Santo Bautismo con Agua en el Nuevo Testamento Volver arriba

En el Nuevo Testamento, elBautismo" muchas veces se entiende distinguiendo dos partes: el Bautismo de agua y el de Espíritu Santo (Hch. 8:14 ss.; 10:47; 19:1-6; Tit. 3:5). El Santo Bautismo con Agua y el Santo Bautismo con Espíritu están interrelacionados.

Jesucristo se sometió al Bautismo realizado por Juan para mostrar por qué camino se puede alcanzar la justicia ante Dios (Mt. 3:15). Así, el Bautismo de arrepentimiento, que era practicado por Juan el Bautista, lleva hasta el Santo Bautismo con Agua. El Hijo de Dios se humilló a mismo y se hizo semejante al pecador (Fil. 2:7). De esa manera, Jesucristo dio un ejemplo al hombre asediado por el pecado.

En el Bautismo de Jesús al mismo tiempo quedó en claro quién es Él: el Hijo de Dios. El trino Dios, Padre, Hijo y Espíritu Santo, está presente, por lo que se comienza a descubrir el misterio de la Trinidad. Se proclama que Jesús es el Hijo de Dios (Mt. 3:17; Mr. 1:10-11).

Jesucristo también calificó comoBautismo" a su muerte en sacrificio; el sacrificio en la cruz y el Santo Bautismo con Agua están mutuamente relacionados (Lc. 12:50).

El mandato misionero dado por el Resucitado, deja en claro que bautizaren la forma de Bautismo con Agua y con Espíritues parte de las tareas de los Apóstoles: “Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo" (Mt. 28:19). El Bautismo, por lo tanto, proviene del trino Dios; no es obra de los hombres, sino que es un acto salvífico de Dios en el hombre.

Después de la prédica de Pentecostés, los Apóstoles convocaron a aquellos que habían llegado a tener fe: “Arrepentíos, y bautícese cada uno de vosotros en el nombre de Jesucristo para perdón de los pecados; y recibiréis el don del Espíritu Santo" (Hch. 2:38). De esta manera, los creyentes fueron incorporados en la comunidad (Hch. 2:41).

8.1.3 Necesidad del Santo Bautismo con Agua para alcanzar la salvación Volver arriba

El Santo Bautismo con Agua es imprescindible para ser partícipe de la salvación. Es el primer paso en el camino hacia la completa redención. De ahí que el Santo Bautismo con Agua abra el camino a la eterna comunión con el trino Dios.

8.1.3.1 El Santo Bautismo con Agua como acto de Dios Volver arriba

El Santo Bautismo con Agua no es un acto alegórico o simbólico, sino que Dios efectivamente se dedica a realizarlo. Por este acontecimiento, cambia de modo radical la relación del hombre con Dios. Todo el ser del hombre experimenta los efectos del Santo Bautismo con Agua.

EXTRACTO Volver arriba

El Santo Bautismo con Agua es la primera y fundamental manifestación sacramental de gracia del trino Dios hacia el hombre que cree en Jesucristo. (8.1)

A través del Santo Bautismo con Agua, el bautizado llega a tener una primera relación de cercanía con Dios: se convierte en cristiano y así es incorporado en la Iglesia. (8.1)

En el Nuevo Testamento, elBautismo" muchas veces se entiende distinguiendo dos partes: el Bautismo de agua y el de Espíritu Santo. El Santo Bautismo con Agua y el Santo Bautismo con Espíritu están interrelacionados. (8.1.2.2)

Jesucristo se sometió al Bautismo realizado por Juan el Bautista para mostrar por qué camino se puede alcanzar la justicia ante Dios. (8.1.2.2)

El mandato misionero dado por el Resucitado, deja en claro que bautizaren la forma de Bautismo con Agua y con Espíritues parte de las tareas de los Apóstoles. El Bautismo es un acto salvífico de Dios en el hombre. (8.1.2.2)

El Santo Bautismo con Agua es imprescindible para ser partícipe de la salvación. (8.1.3)

No es un acto alegórico o simbólico, sino que Dios efectivamente se dedica a realizarlo. Por este acontecimiento, cambia de modo radical la relación del hombre con Dios. (8.1.3.1)

8.1.3.2 El lavacro del pecado original Volver arriba

Elpecado original" (pecado hereditario [20]) significa el estado de separación del hombre de Dios, es decir, su distanciamiento de Dios a consecuencia de la caída en el pecado. A causa de su desobediencia, los hombres perdieron la comunión duradera y directa con su Creador.

Desde la caída en el pecado, el pecado y el distanciamiento de Dios pesan como un estado básico en cada ser humano (Gn. 3:23-24; Sal. 51:5; Ro. 5:18-19). Esto significa que todo hombre es pecador desde el comienzo, es decir, antes de cada acto y cada pensamiento, incluso cuando aún no haya cometido un pecado individual. Por el Bautismo es lavado el pecado original. La imagen del lavado expresa que Dios suprime el estado de separación duradera de Él y con ello el distanciamiento respecto de Él, permitiendo al hombre una primera relación de cercanía y la posibilidad de estar en comunión con Él. La inclinación del hombre al pecado, como una consecuencia más de la caída en el pecado, sigue existiendo a pesar del Bautismo.

EXTRACTO Volver arriba

Elpecado original" (pecado hereditario) significa el estado de separación del hombre de Dios, es decir, su distanciamiento de Dios a consecuencia de la caída en el pecado. Desde la caída en el pecado, el pecado y el distanciamiento de Dios pesan como un estado básico en cada ser humano. (8.1.3.2)

Por el Bautismo es lavado el pecado original, el creyente ya no está distanciado de Dios. Su inclinación al pecado (concupiscencia) sigue existiendo. (8.1.3.2)

[20] El primero que formuló la doctrina del pecado hereditario basándose en el testimonio bíblico fue Agustín. El pecado hereditario tiene su origen en el pecado original de Adán y Eva. En la Biblia, el punto de partida para la doctrina del pecado hereditario es Salmos 51:5 y Romanos 5:12.

8.1.4 El Santo Bautismo con Agua realizado en la debida forma Volver arriba

Los elementos de los tres Sacramentos han sido establecidos por Dios. Los dos elementos fundamentales del Santo Bautismo con Agua son el agua y la fórmula trinitaria: “Yo te bautizo en el nombre de Dios, el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo". Así dispensado, el Santo Bautismo con Agua puede desarrollar sus efectos en el creyente.

El agua, el signo exterior de la pureza interna, requiere de la consagración de santificación para ser elevada del ámbito de lo profano al de lo santo. Por esa razón, antes del acto bautismal es consagrada en el nombre del trino Dios. Luego el que realiza el Bautismo dibuja con el agua consagrada tres veces una cruz en la frente del bautizado y bautiza con imposición de las manos en el nombre de Dios, el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo. La señal de la cruz simboliza la salvación en Cristo y la redención producida por su muerte en sacrificio. El trazar tres veces la cruz sobre la frente del bautizado constituye una indicación al trino Dios.

8.1.5 Condiciones previas para recibir el Santo Bautismo con Agua Volver arriba

Todo ser humano puede recibir el Santo Bautismo con Agua; en la Iglesia Nueva Apostólica es administrado a adultos y niños por un Apóstol o por un portador de ministerio sacerdotal. La condición previa que debe cumplirse es manifestar la fe en Jesucristo y su Evangelio.

En el Bautismo de niños, los padres o bien las personas que se hacen cargo de la educación religiosa del niño deben profesar su fe en Jesucristo y prometer educar al bautizado en virtud del Evangelio. La práctica de bautizar a los niños está basada en la convicción de que las bendiciones de Dios deben hacerse accesibles a los niños; también ellos necesitan la gracia del Señor y el reino de los cielos está abierto para ellos (Mr. 10:14).

EXTRACTO Volver arriba

Los dos elementos fundamentales del Santo Bautismo con Agua son el agua y la palabra al pronunciar la fórmula trinitaria. El agua es consagrada en el nombre del trino Dios. Luego el que realiza el Bautismo dibuja con el agua tres veces una cruz en la frente del bautizado y bautiza en el nombre de Dios, el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo. (8.1.4)

Todo ser humano puede recibir el Santo Bautismo con Agua. La condición previa que debe cumplirse es manifestar la fe en Jesucristo y su Evangelio. (8.1.5)

En el Bautismo de niños, las personas que tienen a su cargo la educación religiosa del niño deben profesar su fe en Jesucristo y prometer educar al bautizado en virtud del Evangelio. (8.1.5)

8.1.6 Efectos del Santo Bautismo con Agua Volver arriba

Con el Santo Bautismo con Agua, el hombre que cree en Jesucristo y se profesa a Él, es incorporado en la Iglesia de Cristo y de esa manera tiene comunión con Jesucristo. El Santo Bautismo con Agua realizado trinitariamente vincula a los cristianos entre .

En forma similar a la circuncisión en el antiguo pacto, el Santo Bautismo con Agua es una señal del pacto. A través del mismo, el hombre es adoptado en el nuevo pacto y puede recibir las demás señales del pacto: le está liberado el acceso al Santo Sellamiento. El bautizado en la Iglesia Nueva Apostólica tiene el derecho a recibir en forma permanente la Santa Cena.

El bautizado tiene parte en la muerte de Jesucristo y en su nueva vida. Viéndolo espiritualmente, es partícipe de lo que le sucedió a Jesucristo. Así como Cristo murió en la cruz por los pecados de los hombres, el hombre debemorir" por el pecado renunciando a él. El Bautismo incluye al creyente en el obrar redentor de Cristo, de manera que la muerte de Cristo en Gólgota también se convierte en lamuerte" del bautizado: esto significa que finaliza la vida alejada de Dios y comienza la vida en Cristo. El Bautismo transmite fuerzas que ayudan a pelear en la lucha contra el pecado (Ro. 6:3-8; Col. 2:12-13).

El Bautismo es unrevestirse de Cristo". Con él tiene lugar el primer paso en el camino a la renovación del ser interior. “Porque todos los que habéis sido bautizados en Cristo, de Cristo estáis revestidos" (. 3:27). Esta imagen está basada en dejar la vieja conducta yrevestirse" de las virtudes de Cristo. Describe lo que se expresa en el concepto del arrepentimiento: apartarse del viejo ser y entregarse al Señor. Se trata entonces de llevar una vida conforme a la voluntad de Dios. El bautizado promete alinear su vida bajo el reinado de Cristo.

8.1.7 El Santo Bautismo con Agua y la fe Volver arriba

Como todos los demás Sacramentos, el Santo Bautismo con Agua es dispensado en virtud de la fe. El Sacramento y la fe van juntos: “El que creyere y fuere bautizado, será salvo" (Mr. 16:16). La fe del hombre es tanto la condición previa para poder recibir el Sacramento como también la respuesta al obrar de Dios.

La incredulidad en la que puede caer el bautizado, no puede anular la validez del Santo Bautismo con Agua. El Santo Bautismo con Agua dispensado en forma válida no se repite.

8.1.8 El Santo Bautismo con Agua y el Santo Sellamiento Volver arriba

El Santo Bautismo con Agua y el Santo Sellamiento están estrechamente relacionados entre , pero son dos Sacramentos diferentes. En Hechos se informa que el Santo Bautismo con Agua y el Bautismo con el Espíritu Santo se realizaban en dos actos independientes (Hch. 2:38-39; 8:12-17; 10:44-48; 19:5-6).

El renacimiento de Agua y Espíritu tiene lugar al haber recibido ambos Sacramentos, el Santo Bautismo con Agua y el Santo Sellamiento (Jn. 3:5).

8.1.9 El Santo Bautismo con Agua y el seguimiento a Cristo Volver arriba

En el Santo Bautismo con Agua, el creyente promete esforzarse seriamente para evitar el pecado y llevar una vida en el seguimiento de Cristo. El seguimiento, al que es convocado el bautizado, consiste en orientarse en la vida y la naturaleza de Jesucristo, conforme a sus palabras: “Si alguno quiere venir en pos de , niéguese a mismo, y tome su cruz, y sígame" (Mt. 16:24).

8.1.10 El Santo Bautismo con Agua y el ministerio de Apóstol Volver arriba

En Mateo 28:18-20, el Resucitado concede a sus Apóstoles el mandato misionero. La dispensación de los Sacramentos y el ministerio de Apóstol se encuentran en una relación indisoluble. Mientras que el Santo Sellamiento, según el testimonio de la Escritura, sólo era dispensado por Apóstoles, existen pruebas de que el Santo Bautismo con Agua no era realizado exclusivamente por Apóstoles (entre otros, Hch. 8:38). En la Iglesia Nueva Apostólica, los portadores de ministerios sacerdotales también poseen la autoridad para bautizar con agua.

De todos modos, no sólo es válido el Bautismo dispensado por los Apóstoles y los portadores de ministerio ordenados por ellos: ya que fue confiado a la Iglesia como un todo, el Bautismo realizado por otras Iglesias en la debida forma tiene validez (ver 6.4.4).

EXTRACTO Volver arriba

El Santo Bautismo con Agua realizado trinitariamente vincula a los cristianos entre . (8.1.6)

El Bautismo es una señal del pacto. A través del mismo, el hombre es adoptado en el nuevo pacto. Es el primer paso en el camino a la renovación del ser interior.

El bautizado tiene parte en la muerte de Jesucristo y en su nueva vida. (8.1.6)

El Santo Bautismo con Agua dispensado en forma válida no se repite. (8.1.7)

El Santo Bautismo con Agua y el Santo Sellamiento están estrechamente relacionados entre , pero son dos Sacramentos diferentes. Al recibirlos, tiene lugar el renacimiento de Agua y Espíritu. (8.1.8)

El Resucitado concedió a sus Apóstoles el mandato misionero. En la Iglesia Nueva Apostólica, los Apóstoles han transmitido también a los portadores de ministerios sacerdotales la autoridad para bautizar con agua. (8.1.10)

Ya que el Bautismo fue confiado a la Iglesia como un todo, el Bautismo realizado por otras Iglesias en la debida forma tiene validez. (8.1.10)

8.2 La Santa Cena Volver arriba

El séptimo artículo de la Confesión de fe nuevoapostólica dice: “Yo creo que la Santa Cena ha sido instituida por el Señor mismo en memoria del una vez ofrecido, plenamente valedero sacrificio y de la amarga pasión y muerte de Cristo. El gustar dignamente la Santa Cena nos garantiza la comunión de vida con Jesucristo, nuestro Señor. Es celebrada con pan sin levadura y vino; ambos deben ser separados y suministrados por un portador de ministerio de la Iglesia autorizado por el Apóstol".

De los tres Sacramentos, la Santa Cena es aquel que es puesto al alcance del hombre y se dispensa reiteradamente. Sus contenidos y su significado no pueden hacerse totalmente accesibles en términos doctrinales y racionales. Se halla estrechamente vinculada con el misterio de la persona de Jesucristo.

En la Santa Cena puede ser experimentada directamente la realidad de Dios y su dedicación al hombre. La Santa Cena es el acontecimiento central del Servicio Divino. También ocupa un lugar esencial en la convicción y la vida del creyente.

8.2.1 Nombres del Sacramento Volver arriba

Existen diferentes nombres para el Sacramento del cuerpo y la sangre de Cristo, que destacan determinados aspectos del mismo.

  • Santa Cena" se refiere a la institución del Sacramento por Jesucristo en la comunión con sus Apóstoles en la noche antes de su crucifixión.

  • Eucaristía" proviene del griegoeucharistein", que significadar gracias". Al instituir la Santa Cena, Jesucristo expresó agradecimiento a Dios (Lc. 22:19). El dar gracias en la Santa Cena convoca a los creyentes a una amplia gratitud, en particular por el sacrificio y mérito de Jesucristo, pero también por la redención y la santificación.

  • Cena del Señor" es una designación de la Santa Cena que indica que Jesús es el Señor (ver 3.4.6.2) y como tal la ha establecido y nos invita a celebrarla.

  • Elpartimiento del pan" se refiere a la cena de Pascua que Jesucristo practicó al instituir la Santa Cena (Mt. 26:26). Cuán característico era de Jesús el partimiento del pan, se puede ver en el hecho de que los discípulos que se dirigían a Emaús pudieron reconocer en ello al Resucitado (Lc. 24:13-31). Los primeros cristianos llamabanpartimiento del pan" a la comunión de la participación en la mesa, por la cual expresaban su unión y comunión (Hch. 2:42 y 46).

8.2.2 Indicaciones del Antiguo Testamento sobre la Santa Cena Volver arriba

En el Antiguo Testamento no sólo hay numerosas referencias al Hijo de Dios, su padecimiento y sacrificio, sino que también se informa sobre hechos que guardan una cierta relación con la Santa Cena. En retrospección, pueden ser entendidos como referencias al Sacramento instituido por Jesucristo, dejando en claro qué estrechamente relacionados se encuentran el antiguo y el nuevo pacto.

Génesis 14:18-20 explica el encuentro de Abraham con el rey y sacerdote Melquisedec, el cual en la epístola a los Hebreos es entendido como una referencia a Jesucristo, que bendice a Abram y le trae pan y vino (versículo 18). “Pan y vino" hacen recordar los elementos de la Santa Cena. Esta relación se torna aún más clara en Hebreos 5:10, donde Jesucristo es llamadosumo sacerdote según el orden de Melquisedec".

Otra referencia importante del Antiguo Testamento a la Santa Cena se puede ver en la alimentación de los israelitas con el maná durante la peregrinación por el desierto (Ex. 16:4-36). El maná es llamado elpan del cielo" (versículo 4). Según Juan 6:35, Jesucristo se llama a mismo elpan de vida". En el maná, en cierto modo, es prometido algo mucho más grande, un alimento no sólo para el cuerpo, sino que fortalece a la persona entera y le brinda salvación.

8.2.3 Los milagros de Jesús sobre la alimentación y la Santa Cena Volver arriba

Los Evangelios dan cuenta de que Jesucristo comió y bebió con los pecadores. A diferencia de los fariseos y escribas, participó en la mesa para estar en comunión con aquellos que según la ley mosaica eran considerados impuros y que por lo tanto, estaban excluidos del trato con los devotos (Mr. 2:13-17).

Y Jesús no sólo comió con otros, los Evangelios también informan que proveyó alimentos. Sus milagros de la alimentación, por ejemplo, la alimentación de los cinco mil (Jn. 6:1-15), la alimentación de los cuatro mil (Mt. 15:32-38) y también el milagro del vino en las bodas de Caná (Jn. 2:1-11) son señales del reino de Dios que, en Jesucristo, se acerca a los hombres. La alimentación terrena, más allá de ser una comida para saciar el apetito, alude a la salvación en Cristo. Esto queda en claro por las palabras del Señor cuando se refirió a la alimentación de los cinco mil expresando que